Blog de Desarrollo Personal

¿Haz crecido como persona?

Recientemente me preguntaron si considero que soy una mejor persona emocional y espiritualmente.

Estoy convencido de que no me corresponde a mí responder esta pregunta. Lo que puedo decir es que estoy comprometido con mi proceso. El proceso de trabajar en mi persona todos los días, de fortalecer y cuestionar mis creencias.

Si eso me hace o no una mejor persona, solo puede ser dicho en retrospectiva. Cuando las semillas que estoy tratando de sembrar hayan florecido y sus frutos sean cosechados entonces es cuando podremos saber si ha valido la pena el esfuerzo.

Concentrarse en el resultado más que en el proceso se puede convertir en una trampa del ego. Yo me concentre en mí. Trabajo en mí, me hago responsable de los errores que cometo sin recriminarme haberlos cometido. Sigo viviendo, sigo trabajando y sigo cometiendo nuevos errores.

Mi proceso incluye seguir adquiriendo conocimiento para aplicarlo en mi desarrollo. Someter mi conocimiento a la prueba de mi conciencia, interiorizarlo para fortalecer o desarrollar nuevas convicciones.

El conocimiento y la conciencia no es lo mismo. Saber no es tener conciencia. La diferencia entre el crecimiento en acervo cultural y el crecimiento espiritual está en que el primero es acumulación de conocimiento, mientras que el último es crecimiento en conciencia.

Las convicciones se forjan sometiendo tu sistema de creencias a la prueba de tu propia conciencia. Interiorizando el conocimiento adquirido y sometiéndolo a la prueba de tu conciencia. Las creencias que pasan esta prueba de se convierten en tus convicciones, y estás convicciones se convierten en la persona que eres.

Y quizá tus convicciones, serán lo único de verdadero valor que habrás de dejar en este mundo.

A %d blogueros les gusta esto: